fbpx

Mariana Londoño

Me encantó el rato que pasé en este lugar. La caminata de entrada, poder ver los monitos pasar de árbol en árbol. En la noche, un cielo lleno de estrellas al lado de una fogata calentando masmelos. la comida ni decirse, la señora Patricia tiene un carisma y una energía contagiable, además de cocinar delicioso. Muy recomendado para las personas que les gusta realmente disfrutar de naturaleza y alejarse del bullicio de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *